Mi guía para vestir a gusto y con cabeza

Este post se ha leido 1708 veces!

Parece que cuando comienzo el año en el blog me da por darle vueltas a algunas ideas y hoy me ha apetecido hablar de esta.

¿Qué es vestir a gusto y con cabeza? Mmmmm! 😀 Pues vayamos por partes.

Viviendo en una gran ciudad, como yo, es más probable que tengas un armario pequeño 😊 y que, como yo, hayas aprendido a seleccionar muy bien lo que necesitas de lo que no.Tu armario tiene que ser para ti, no para la modelo o actriz de turno a la que te quieras parecer 😊 Por ejemplo: en una casa pequeña tendrás un armario pequeño que puede ser súper selecto de prendas únicas con las que te sientas a gusto.

Cuando digo “únicas” no estoy hablando de piezas de marcas de lujo sino que sean únicas y especiales para ti.

Cada vez que yo voy a mi armario me lo quiero poner todo. He elegido cuidadosamente cada pieza por lo que a la hora de combinar un look lo hago con mucha ilusión.

“Dejemos de acaparar sin ton ni son, no es bueno para nosotros ni para el planeta”.

Vayamos al grano. Para crear tu armario perfecto deberías comprobar si dentro hay:

Prendas y accesorios de esos que son tan cómodos y versátiles que los puedes utilizar todos los días sin morir en el intento.

Prendas y accesorios que son un poco más llamativos u originales que los anteriores para crear tu estilo propio.

Prendas y accesorios que te hacen sentir especial y no un “soldado raso” dentro de tu entorno.

Sin mencionar que debes elegir los colores y tejidos que sean los adecuados a tus tonos y silueta, por supuesto.

Para conseguir un armario como el descrito deberás deshacerte o incluir alguna pieza en él y para saber cómo puedes utilizar estas preguntas:

Para incluir una pieza, antes de comprar deberías contestarte a estas tres preguntas: ¿La calidad-precio merece la pena? ¿Me queda realmente bien? ¿Tengo “cosas” que combinan con esto en mi armario? ¿Me gusta de verdad o sólo quiero llevarme un trofeo a casa?

Para deshacerte de algo de tu armario: Sí, seguro que hay cosas dentro de él que ocupan sitio valioso que necesitas para introducir otra pieza. Recordar que hay estudios que revelan que tenemos un alto porcentaje de ropa sin utilizar en nuestro armario, pero no nos damos cuenta. Por ejemplo: “En España pensamos que no utilizamos un 42% de nuestra ropa cuando en realidad es un 76%”.

Para detectar qué prendas no utilizas puedes preguntarte: ¿Cuándo fue la última vez que lo utilicé? ¿Y la anterior? ¿Sigue gustándome o sea es de mi estilo actual? ¿Está muy deteriorado? ¿Me siento cómodo con ello puesto?

No hay respuestas correctas como no hay dos personas iguales. Sólo tú puedes detectar qué indican esas respuestas. Por ejemplo, para mí utilizar una pieza únicamente 6 veces en, digamos, 5 años es señal de que no necesito esa pieza. Por lo tanto, puedo donarla, si para mí no es Metamoda, y por supuesto no volveré comprarme una pieza parecida.

Hoy en día con el lío que tenemos montado con las redes sociales parece que no podamos salir en varias fotos con la misma prenda o que no puedas ir a trabajar con la misma prenda varias veces a la semana.

A ver, las lavadoras existen por mucho que lo ignoremos y tod@s no somos millonarios ni tenemos espacio en casa para tener armarios tan grandes.

Hay que quitarse el miedo a repetir. Repetir no quiere decir que utilices esa prenda siempre con un mismo look. Con que cambiemos aunque sea uno de los componentes de ese look, esa pieza se va a ver completamente diferente incluso la gente se creerá que es otra.

Cuando tienes dudas a la hora de comprarte algo en rebajas, yo apostaría por piezas básicas, esas que utilizas todos los días: camisetas, ropa interior, un buen pantalón (que encaje con tu ambiente de trabajo), etc… y de tonalidades más bien neutras para que luego puedas hacer combinaciones estupendas.

En caso de no necesitar piezas básicas, puedes adquirir alguna pieza especial de ésas que si no estuviese en rebajas ni la mirarías. Eso sí, comprueba que te guste como te queda y que tengas la certeza de que se convertirá en tu pieza preferida.

Hace unos días leí un artículo de vogue.com sobre cómo vestir mejor y comprar menos. En general no estaba mal, pero había dos puntos que me apetece comentar.

Mirar las etiquetas y escoger tejidos sostenibles:

Esto me parece muy bonito escrito aquí pero todavía esta moda es mucho más cara que el resto e incluso, en ocasiones, suele ser tan cara como las de marca.

Además, sus patrones, no sé por qué, suelen ser tan sencillos o tan extraños que pocas veces he visto una pieza realmente sostenible que me guste.

Cuando la moda sostenible me guste y tenga un precio más razonable hablaremos. Sí, ya sé que nunca llegará a ser como comprar en un Primark o H&M pero, hombre, tampoco que llegue a ser como comprarte un Dior por mucho que te dure.

No estoy en contra de la afirmación de mirar etiquetas y escoger tejidos sostenibles, sólo digo que de momento no es muy realista pues hay poco donde elegir y mucho engaño.

Si de verdad queremos ser sostenibles deberíamos mirar en nuestros armarios. Porque señores de Vogue y demás empresas de tejidos sostenibles ¿qué será más sostenible, comprar ropa sostenible o reutilizar la que ya tenemos?

“Las pendas más sostenibles son las que tenemos ya en nuestro armario”.

Es curioso (o hipócrita) que Vogue nos quiera ahora concienciar sobre esto cuando son los primeros que provocan que la gente piense que debe tener tal o cual prenda de Dior o de Chanel para ir a la moda. Un poco de coherencia 😉

No ir de shopping para subir tu ánimo, alimentar tu ego o por puro entretenimiento:

No sé que tiene de malo hacer eso. Si un día necesitas hacerlo sólo tienes que hacerlo con cabeza. Lo único que tenemos que evitar es ser acaparadores de objetos.

Existe una cosa que se llama Windowshopping 😊 que es lo que a mí me gusta hacer, pasearme por mis tiendas favoritas y ver qué se lleva. Si hay alguna cosa que me gusta me la pruebo. Eso no quiere decir que siempre que salga a ver tiendas venga con una pieza por obligación. El problema no es que vayamos de tiendas para subirnos el ánimo, el problema es que necesitemos comprar para subirnos el ánimo. A lo dicho, debemos dejar de acaparar 🙂

Si queréis leer más sobre estos temas, es decir, mi filosofía sobre la moda y las compras tenéis varios posts en este blog que pueden interesaros: “El poder de la Metamoda”, “Cómo comprar en Rebajas”, “¿Utilizas todas las prendas de tu armario?” o “¿Vestidos de Verano en Invierno? ¿Por qué no? Reutilizar es la clave”.

De todas formas, esta es mi forma de pensar y me gustaría saber tu opinión. Cuenta, cuenta.

Imágenes para adornar este post creadas desde fotos de Pixabay

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Información sobre Protección de Datos

Responsable: Virginia Rodríguez

Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios

Legitimación: Tu cosentimiento

Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.

Derecho: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido

Contacto: lanena@entenderlabelleza.com

Información Adicional: Aviso Legal y Política de Cookies

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies