Socializar: Jane Austen vs hoy en día

Este post se ha leido 662 veces!

De vez en cuando me salgo de la faceta de probadora de cosmética o analítica de moda y desvarío con algún tema que me viene a la cabeza. Para eso es mi blog, ¿verdad?, para tener la libertad de hablar de lo que a una le apetece 😊

Bien, pues hoy voy a hacer una especie de artículo de opinión sobre lo poquito que hemos cambiado en cuando a socializar. Y para empezar con el tema debo hacer otra confesión en este blog.

Me he leído las recopilaciones de Jane Austen más veces de las que se os puede pasar por la cabeza. Y en concreto, “Orgullo y Prejuicio” y “Sentido y Sensibilidad”, unas cuantas más 😊 Además de ver sus pelis como cuatro veces. Espero que por esto no pierda muchas seguidoras jajajajaja.

Me gusta mucho leer y tengo épocas en que de repente no me llega nada nuevo o interesante, entonces empiezo a pensar en qué leer y es cuándo acabo en el recopilatorio de Jane Austen para releer alguno de sus relatos.

Y es que cada vez que vuelvo a leer o mejor dicho releer uno de los relatos de Jane Austen tengo la sensación de volver a casa. Es como si entrara en mi zona de confort, me hace sentir segura y a gusto. No entiendo el por qué, pero sé que esa es la razón por la que vuelvo y vuelvo a releer ese recopilatorio.

¿Será que soy una persona de esa época encerrada en una de la época actual? No lo sé, pero me gustan sus ropas, sus tonterías, sus “tea time”… ¡Ah! Claro, eso sí, de una familia medio “wealthy” o “wealthy”, por supuesto. Jajajaja ¡Qué tontería!

El caso es que hablando de uno de estos relatos el otro día con maridin nos dimos cuenta de que la tontería social que describe Jane Austen no difiere mucho de la que vivimos hoy en día. Sólo cambia el medio.

Y de esto va mi post de analizar las diferencias en la socialización de hoy en día comparado con la de esa época relatada por Jane Austen 😊

Jane Austen: En esa época los bailes en sociedad lo eran todo. Se utilizaban para ojear si había alguien nuevo, para dejarse ver, para estrenar vestido, para buscar marido, para ser visto… Si no estaban invitados al baile no eran nadie.

Hoy en día: “Esos bailes” son las diferentes aplicaciones de las redes sociales. Ni siquiera son las discotecas como en mi época de juventud o juntarse en la plaza del pueblo. Ambos se parecían bastante a la época Jane Austen. No, hoy en día si no estás en Facebook no eres nadie. Pasas por Instagram a ojear, dejarte ver, enseñar tu vestido nuevo y ser visto. Y así con cada una de las aplicaciones.

Este vídeo muestra de forma pelin dramática lo que digo 😊

Jane Austen: Para asistir a esos bailes o a una invitación a tomar el té, que era algo muy común, se vestían con sus mejores galas. Intentando esconder o disimular que sólo se tenía ese vestido y haciéndole arreglos o modificaciones para que pareciese diferente o modernizado en cada ocasión. Luego estaban los más adinerados, ellos sí que utilizaban ropa nueva cada vez o cada x veces 😊 No lo sé con exactitud.

Hoy en día: En Instagram nos hacemos selfies cuando nos vemos bien, cuando nos lo pasamos bien, cuando nos hemos hecho un nuevo peinado, estrenado alguna cosa o viajado a algún sitio estupendo. Aunque al bajar el móvil su vida sea más negra que el nubarrón que tengo hoy encima de mi casa 😊

La tontería de hacernos una foto con la ropa que llevamos puesta para que nos admiren y nos pregunten dónde te lo has comprado es comparable con la tontería de las personas que iban a los bailes de Jane Austen mostrando sus estupendos ropajes nuevos y recién comprados para que les hiciesen la misma pregunta.

Jane Austen: Sí, la forma de socializar no ha variado tanto. En esos eventos se criticaba, juzgaba, se intentaba ser culto, aunque no lo fueses. También existían los indignados por cualquier cosa, nada estaba a su altura o a su gusto, por ejemplo.

Hoy en día: En nuestras redes nos encontramos con trolls, insultadores profesionales, se critica, se juzga y, sí, también hay indignados.

Aun así, hay algo que ellos hacían que ahora ya no hacemos tanto como debiera ser. El contacto humano. Esos bailes solían estar abarrotados de gente, se sudaba, se bailaba, se reía, se comía, pero todo intereactuando con la gente alrededor.

Hoy en día, con tener un Smart Phone en la mano es suficiente. Comes mirando el Smart phone. Vas a la disco o al bar con tu Smart Phone pues tienes que ver dónde están tus amigos o para hacerte el selfie de turno. He visto infinidad de parejas cenando en un sitio súper romántico y los dos están mirando el teléfono.

Y han salido vocablos como el Phubbing o Ningufoneo (en español). Que es nada más y nada menos que el acto de ignorar a una persona y al propio entorno por concentrarse en la tecnología móvil, ya sea un Smart Phone, tablet, PC portátil, u otro objeto inteligente.  ¡Increíble!

Seguro que habéis visto ese anuncio de Ruavieja que se ha vuelto viral. A lo mejor ya te ha llegado al grupo de WhatsApp 😉 ¿Por qué crees que se ha vuelto viral? Hombre, que necesitemos de un anuncio para darnos cuenta de lo poco que nos vemos con nuestros amigos, dice mucho de la época en la que estamos.

La tecnología está para avanzar y eso no es discutible, pero debería ser algo complementario no lo principal en nuestras vidas. Estamos perdiendo el contacto humano. En este momento los animales son más sociables que nosotros 😀

El vídeo que pongo a continuación lo vi hace ya unos cuantos años y ya en su día me entristeció mucho. Es exageradamente dramático, pero es hacia lo que vamos si no cambiamos un poco nuestra actitud.

Esta es mi pequeña reflexión: hemos cambiado muy poquito en nuestro comportamiento social. Lo único que ha cambiado es el escenario en el que se mueve, modificado por la tecnología de hoy en día, pero no en sus modales y formas.

Y hemos cambiado muchísimo  en el trato con otro ser humano. Ya no nos tocamos, abrazamos o besamos con la frecuencia necesaria para sentir que somos queridos por otro ser humano.

¿Tú qué piensas? ¿Es nuestro comportamiento social muy diferente al de la época de Jane Austen?

Mi consejo: deja ahora mismo tu dispositivo encima de la mesa y levántate de la silla. Ahora, abraza, besa o dile algo al que tengas al lado. ¡Verás la reacción!

Las fotos de las películas son de la web IMDB y las otras me las he encontrado en LaVanguardia.com y rosarioplus.com 🙂

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Información sobre Protección de Datos

Responsable: Virginia Rodríguez

Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios

Legitimación: Tu cosentimiento

Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legaal.

Derecho: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido

Contacto: lanena@entenderlabelleza.com

Información Adicional: Aviso Legal y Política de Cookies

 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies