Descubriendo Centros de Belleza: Sara Marín

Este post se ha leido 3364 veces!

Ya sabéis que me gusta darle un repasito a la piel de mi rostro con una buena limpieza y un buen tratamiento antes de que llegue el verano, pues bien, en esta ocasión he elegido el centro de Sara Marín gracias al consejo de Paz Ramis que la recordaréis del post del año pasado: ¡SOS! Prepara tu piel para el Verano, pues ahora colabora en los servicios de estética con este centro.

Así que el día en cuestión allí nos plantamos. Lo primero que me llamó la atención fue el magnífico ventanal que tienen y la luz que entraba por él 🙂 El centro está montado en un loft de San Sebastián de los Reyes con una zona de cuidado capilar en la planta baja y cabinas de tratamiento de belleza en la planta de arriba.

Sara Marin es la artífice de este centro de belleza que cuenta con todos los servicios necesarios de salud y bienestar para la piel, el cabello, el cuerpo y la mente. Según me comenta Sara: “Cuando realizo un tratamiento de belleza siempre intento averiguar antes un poquito del estado en el que llega esa persona. De esa forma puedo personalizar mucho más el tratamiento y podré poner remedio a lo que me encuentre ya que sabré el porqué.”

La verdad es que hablar con Sara es una delicia. Me resultó una persona relajada, amable, educada, considerada y que sabía muy bien de lo que hablaba además de una profesional con unas manos increíbles como pude luego comprobar.

Antes de comenzar estuve fisgoneando por esa peluquería tan luminosa, claro con ese súper ventanal. Y bueno, me quedé con las ganas de saber más y probar su tratamiento alisador llamado Taninoplástia que descubrí en la web antes de ir. Ya sabéis lo fan que soy de alisarme el pelo para tenerlo perfecto fácilmente por las mañanas pero yo tenía otro objetivo ese día 🙂

En fin, alejé ese pensamiento de mi cabeza y subimos hacia la cabina. En el piso superior pude ver dos cabinas, una con una máquina de presoterapia y la otra en la que me hicieron el tratamiento. A mi cabina no le falta detalle: una estupenda camilla, una luz tenue y un ambiente relajado que se aprecia nada más cruzar la puerta.

Antes de desvestirme Sara me pregunta cuál es mi mayor preocupación en este momento. Yo le comento que últimamente he notado un poco de descolgamiento facial en la zona de la mandíbula y que noto mis bolsas más hinchadas aunque ya sé que son genéticas pues mi papi las tiene exactamente igual pero mucho más hinchadas, claro.  En fin, que los 50 años no perdonan a nadie.

Entonces Sara me comentó que el tratamiento se centraría en ambas zonas. Me explicó que todos los servicios de este centro (tanto de peluquería como de belleza) se realizan con productos de la marca Secretos del Agua. También me comentó que, cuando es necesario, en cabina los suele combinar con una maquina de diatermia llamada Winback. Y yo iba a disfrutar de un “completo” 🙂

Yo nunca había probado esos productos y tampoco un tratamiento a base de diatermia así que todo me parecía súper interesante.

Sobre Winback os pudeo decir que es un aparato que utiliza una corriente de alta frecuencia que estimula los mecanismos naturales de “auto-reparación” del cuerpo favoreciendo los intercambios intra y extra celulares. Vamos que acelera la “regeneración natural” de los tejidos biológicos.

Y sobre los productos de Secretos del Agua, según cuenta la marca, es la primera cosmética que transmite información celular a través del agua pero no es un agua cualquiera, es un agua agua biopolar. Según ellos mismos explican: “El Sistema de Activación Biopolar™ desarrollado por Secretos del Agua™ permite obtener un tipo de agua cuyas moléculas se estructuran para generar orden a nivel celular. Este proceso se realiza partiendo de agua pura (mineral de montaña) en la cual se solubilizan cantidades precisas de ciertas sustancias naturales necesarias para la vida a nivel celular, además, esta solución es sometida a complejos procesos de emisiones fotónicas. Convirtiéndose en el mejor vehículo transmisor de orden e información a nivel celular.”

Así que yo estaba encantada con experimentar todas estas cosas nuevas.

Después de esta pequeña aclaración de las herramientas que utiliza Sara, empecemos. El tratamiento comenzó con una limpieza facial, como siempre, para ello Sara utilizó el agua micelar de Secretos del Agua. Esto ya me pareció una novedad. En los centros de belleza tienden a utilizar limpiadores en crema para la limpieza inicial y el frescor del agua, como ya sabéis si me seguís, me encanta 🙂

Después, Sara continuó el tratamiento con una exfoliación. Me contó que los grumos de este exfoliante de Secretos del Agua eran de palo de Rosa Mosqueta. A medida que ella trabajaba esta exfoliación, los grumos se iban deshaciendo y fusionando con mi piel. De esta forma todas las propiedades de la Rosa Mosqueta iban entrando en mis poros. Otra curiosa novedad. Resultó una exfoliación muy agradable aunque enérgica.

La siguiente novedad es que no retiró los restos del exfoliante. Cogió dos piedras de Hematites y comenzó a masajear el rostro. Sara me contó que a través de su atracción magnética estas piedras ayudan a eliminar toxinas. Pues se eliminan de una forma muy agradable jejeje

Después ya pasó a utilizar el aparato Winback o de diatermia. Tomó uno de los accesorios (que parecía una piedra también) y lo conectó a la maquina. Me impregnó la piel con un producto revitalizador de Secretos del Agua y con ese accesorio comenzó a masajear el rostro. Lo que yo notaba, en según qué zonas de mi rostro, era más o menos intensidad de calor. Pero no era un calor superficial sino interno, una sensación muy curiosa a la vez que placentera.

Sara me contó (si no entendí mal pues ya andaba KO) que a través de la diatermia se sube la temperatura en las capas más profundas de la piel y su efecto es el de despertar los procesos de generación de elastina y colágeno de la piel. Con lo cual la piel se va regenerando por sí sola y desde el interior.

Sara se demoró bastante con este masaje, insistiendo en las zonas problemáticas que yo le había mencionado. Acto seguido me dijo que acabaría el tratamiento del Winback con las manos. Para ello dejo el utensilio a un lado y ella se conectó a la máquina mediante unas pulseras que se ajustó en las muñecas.

Comenzó a masajearme el rostro con una técnica japonesa específica para despertar la tonicidad de la piel. A medida que ella masajeaba y dependiendo de dónde, yo volvía a sentir esas diferentes intensidades de calor. Si ella se paraba apoyando la mano en mi piel de repente notaba que aumentaba la temperatura en esa zona. Menuda sensación más sorprendente.

Todo ese calorcito y esos masajes iban cada vez hundiéndome más y más en un estado de relajación y bienestar absoluto. ¡Que a gustito! 🙂

Al acabar con el masaje, Sara me puso una mascarilla también de Secretos del Agua. Y de nuevo el producto no era de textura cremosa sino acuosa. ¡Qué rica! La dejó en mi rostro para que hiciese su efecto.

Mientras tanto, me dijo que iba a aprovechar para hacerme un masaje de drenaje en los pies y así ayudarme con la retención de líquidos que había notado que estaba padeciendo. “¡Ejem! Sí, también es genético pero últimamente le hago poco caso”, le contesté 😉

¡No sabéis lo que me gusta que me toquen los pies! Eso ya me remató y acabé en un estado de coma total 😀

Al terminar, Sara retiró la mascarilla y acondicionó el rostro para así acabar el tratamiento.

Al salir de la cabina yo iba como andando sobre nubes y con una cara de felicidad que ni te cuento. Menos mal que venía maridin a buscarme que sino no sé cómo habría llegado a casa  🙂

Me miré en un espejo y no sé si era sugestión o qué pero como que veía el rostro mejor, con esa flacidez más controlada. Ya han pasado varios días y me sigue gustando mi rostro cuando me miro al espejo. Es como si el tratamiento le hubiese dado un empujoncito para mejor. Difícil demostrároslo, como ya he dicho otras veces, pues son sensaciones y cada uno lo experimentará de forma diferente.

Como comentario general os diré que este es uno de los mejores servicios de cabina que he tenido el privilegio de disfrutar desde que escribo este blog. Todo fue muy agradable, el servicio, el trato, la profesionalidad, la calma, el lugar, las explicaciones de lo que me hacía y porqué, etc.

Así que si todavía no tienes centro de belleza favorito o simplemente quieres preparar tu piel para recibir el Verano, no lo dudes, llama a Sara Marin y ¡prueba sus servicios! Estoy segura que después me lo agradecerás ¡Fíjate si me ha gustado! 🙂

Debo dar las gracias a Paz Ramis por haber sido mi reportera dicharachera en esta ocasión. Sin ella no habría tenido tantas fotos. ¡Gracias Paz!

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Información sobre Protección de Datos

Responsable: Virginia Rodríguez

Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios

Legitimación: Tu cosentimiento

Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legaal.

Derecho: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido

Contacto: lanena@entenderlabelleza.com

Información Adicional: Aviso Legal y Política de Cookies

 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies