Cómo utilizar el color Rojo

This post has already been read 1001 times!

¡Hola de nuevo! Me he retrasado un poco posteando pues no podía concentrarme por culpa de estupendos acontecimientos que ocurrieron la semana pasada y que pronto descubriréis 🙂 Pensando sobre qué iba a escribir me he dado cuenta de que no queda nada para San Valentín, sí ya sé, es una fiesta meramente comercial pero es que soy tan románticaaaa 🙂 y me he preguntado: ¿De qué se llenan nuestras retinas en estas fechas? Pues de Rojo, Rojo, y Rojo!!!!

Además el Rojo va a ser uno de los colores para la Primavera así que hablemos sobre este llamativo color. Una curiosidad: parece ser que el Rojo fue el primer color al que se le puso nombre o sea es la denominación cromática más antigua, interesante ¿verdad?

Veamos, he estado indagando por ahí y según el libro“Directorio de Formas y Estilo para Diseñadores de Moda” de Simón Travers-Spencer y Zarida Zaman, las asociaciones positivas del rojo incluyen el amor, la sexualidad, la alegría, lo festivo y la suerte, mientras que sus connotaciones negativas incluyen el demonio, el endeudamiento, la revolución y el peligro.

¡Uf! cuanto contraste, se puede decir que el Rojo es el color de todas las pasiones desde el amor hasta el odio. Pero si se junta con el naranja y el amarillo son los colores del calor. El Rojo vivo expresa excitación, vitalidad, poder, peligro… Y el Rojo más oscuro (burdeos, rojo púrpura, etc) expresa majestuosidad, lujo, nobleza. Históricamente lo utilizaban Reyes y Cardenales pues era muy costoso de conseguir.

A mí personalmente me gusta mucho el Rojo pero el caso es que he estado mirando mi armario y sólo tengo unas pocas prendas rojas y algún que otro accesorio. Supongo que es porque resulta complicado de llevar en grandes cantidades. Tuve una época que me encantaban los labios rojos y me probaba labiales que me atraían muchíiisimo pero nunca llegué a comprar ninguno.

La imagen ideal que tenemos de unos labios rojos es que sean de un rojo brillante sobre un cutis un poco pálido y sin imperfecciones. Como el maquillaje quePat McGarth ha creado para la temporada Primavera-Verano de Dolce & Gabanna. ¡Me encanta!

Bueno pues yo me probaba labiales rojos buscando ese efecto y claro mis labios no son perfectos sino asimétricos (como la mayoría) que además tienen una pigmentación bastante oscura (lo que modifica el tono original del labial) y mi cara no estaba maquillada por lo que se veían todas las imperfecciones, así que el resultado era desastroso parecía que había comido espaguetis con tomate y se me habían quedado las sobras en los labios jajajaja.

Lo que he aprendido con los años es que para llevar el color Rojo hay que tener en cuenta lo que le rodea. Primero tenemos que buscar el tono de rojo que nos complemente bien con nuestros propios colores naturales (ver post “Qué son los test de colorimetría”). Según el libro “Psicología del Color” de Eva Heller existen más de 100 tonalidades de rojo. Normalmente asociamos el rojo con lo cálido pero dependiendo de su mezcla con blanco, negro, azul, amarillo, etc… puede llegar a ser un tono muy frio (por ejemplo añadiendo azul en la mezcla), también puede ser un tono muy brillante (cuanto más puro es el color) y más oscuro y elegante (si su mezcla contiene negro).  Así que ¿cómo no va a haber uno que sea compatible con tus colores naturales? ¡Sólo hay que encontrarlo!

Y segundo, a la hora de utilizarlo debemos saber que el Rojo coloca todo lo que colorea en un primer plano. Lo podéis apreciar en la imagen. Lo que quiere decir que el Rojo sobresale del resto llamado inmediatamente la atención. Puede que por eso sea el primer color que los recién nacidos son capaces de distinguir 🙂 Por este motivo, por ejemplo, para encontrar un rojo de labios que nos guste deberemos estar maquillados e incluso a lo mejor necesitemos hacer correcciones de simetría (como me pasa a mí). 🙂

En términos generales, la cantidad de Rojo que incluyamos en nuestro atuendo será equivalente a nuestro grado de seguridad en nosotros mismos pues no pasaremos desapercibidos. A la hora de utilizar el Rojo en nuestro vestuario podemos preguntarnos qué queremos destacar: unos labios carnosos, unas piernas torneadas, un bonito pecho, un redondeado trasero, una silueta voluptuosa, etc. Pues será nuestra tarjeta de visita.

Las combinaciones de algunos colores con Rojo suelen resultar bastante impactantes. Me encanta la estampa de combinar un buen vestido negro o blanco con unos zapatos y bolso en rojo vivo. Si nos gustan los tonos neutros, ya sean grisáceos, marrones, beiges, se les puede añadir un toque de color con un accesorio rojo como un foulard, collar largo, un anillo, sombrero o incluso con un reloj. Para los más atrevidos o extrovertidos un buen vestido o traje Rojo combinado con accesorios en azul añil, verde, blanco o negro, etc. ¡La imaginación al poder!

Espero haberos despertado el interés por este color un pelín complicado de llevar en grandes cantidades pero magnífico para dar un toque de color y distinción a nuestro atuendo. Ah! ¡Y Feliz día de San Valentín!

firma_general

 

No Comments Yet

Comments are closed



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR