Cuidados de la piel: Gestos imprescindibles de Belleza

This post has already been read 3249 times!

Este post va a ser el primero de una serie en la que voy a hablar de los mimitos que le debemos dar a la piel. Sólo tenemos una piel y es para toda la vida. ¿Qué tal si la mimamos un poquito?
Me gustaría que quedase claro lo siguiente:
    1. La constancia en los mimitos será la única forma de conseguir una piel joven por más tiempo.
    2. Debemos aprender a escuchar a nuestra piel. Para saber porqué reacciona y qué hacer para evitarlo.
    3. La piel no se acostumbra a los productos eso es un mito. Sólo cambiaremos de productos si nuestra piel sufre alguna alteración.
Como ya hemos estudiado todos en el colegio, la piel es el órgano más grande del cuerpo humano. Cuando nacemos todos tenemos genéticamente una piel perfecta con un tono uniforme y con una textura fina, suave y tersa. A medida que vamos cumpliendo años y nos vamos exponiendo a las condiciones ambientales, al sol, al estrés, a las tensiones; y vamos sufriendo cambios hormonales, problemas de salud, dietas erróneas,… nuestra piel se va deteriorando. Ahora bien, si somos constantes en los cuidados que necesita, si optamos por una alimentación sana, un ritmo de vida adecuado y somos felices por dentro y por fuera, podremos mantener nuestra piel joven por más tiempo.
Parece la fórmula perfecta y todos sabemos que conseguirlo todo es complicado. ¿Qué tal si nos centramos en el cuidado? El resto puede que venga de forma colateral, ¿verdad?

Digamos que una piel sana está reforzada contra las agresiones externas y posee una correcta hidratación, una textura fina, una estructura tersa, un tacto suave y un color uniforme. Para conseguir una piel bella y sana debemos actuar en la superficie pero también en el interior. En esta imagen (prestada de un blog sobre el cuerpo humano) podemos apreciar hasta donde penetran los tratamientos cutáneos que normalmente utilizamos en casa.
Si queremos tener una piel bella y sana necesitamos realizar dos veces al día los siguientes gestos imprescindibles de belleza: limpiar, reconfortar y tratar.

Limpiar: En este paso mimamos nuestra piel ayudándola a deshacerse de todo lo que le sobra y dejándola preparada para que el tratamiento posterior penetre hasta donde sea necesario.

¿Por qué hay que limpiar la piel?

Reflexionemos un momento. Normalmente, todos nos lavamos los dientes después de comer, ¿verdad? Este gesto hace que los dientes se fortalezcan y no se vean agredidos por bacterias que puedan estropearlos. Cuando volvemos a comer, volvemos a lavarlos, ¿verdad? 😉 Otra reflexión: el plato que utilizamos para comer se lava antes de volver a usarlo de nuevo, ¿a que sí?
En cuanto a la limpieza de la piel, podríamos preguntarnos: ¿por qué no limpiar la piel antes de darle de “comer”? Si no limpias tu piel antes de ponerle un tratamiento (crema, sérum,..) es como si tomases la cena en el plato sucio del mediodía.

Si tus poros están limpios y sanos, mayor cantidad de tratamiento penetrará en su interior.
Reconfortar: En este paso mimaremos nuestra piel utilizando un tónico para ayudarla a reponerse de la limpieza y a que se sienta a gusto de nuevo.
¿Por qué hay que utilizar un tónico? Después de lavarnos los dientes, algunos utilizamos un colutorio. ¿Qué hace el colutorio? Algunos refuerzan las propiedades de la pasta de dientes. Otros reconfortan posibles molestias bucales. Y otros simplemente dejan un aliento más fresco que utilizando sólo la pasta de dientes.
Todas estas propiedades se pueden trasladar al uso de un tónico para después de la limpieza. Es decir, existen tónicos con propiedades hidratantes, exfoliantes, calmantes, nutritivas, etc.

Tratar: En este paso es donde más vamos mimar nuestra piel pues le daremos de comer, le ayudaremos a no perder su tersura, su color, su tacto…
A ver, la descripción de esto suena a un anuncio de belleza para vender productos, lo sé! pero os aseguro que desde que mimo mi piel realizando estos sencillos gestos de belleza dos veces al día, he notado una diferencia notable en el estado y el tacto de mi piel. Antes creía que tenía la piel hidratada pero no sentía esa hidratación durante todo el día, ahora se mantiene esa sensación de hidratación hasta la noche. Y las arrugas no están tan marcadas!!! ¡Increíble!
¿Por qué debemos realizarlo dos veces al día?
Estos gestos de belleza se deben realizar una vez por la mañana para reforzar la piel y ayudarle a defenderse de los agentes externos, el sol, el estrés, … Y otra por la noche para ayudar a nuestra piel a reponerse del día.
Realizando estos sencillos gestos de belleza ayudamos a que la piel pueda comer cuando lo necesite, elimine lo que no necesita y esté siempre radiante. 

En los siguientes posts voy a describir cada uno de estos tres gestos de belleza. Espero que os resulte interesante.



No Comments Yet

Comments are closed



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR